Barahona, una perfecta combinación de ríos, playas y montañas

Principales playas. San Rafael, el Quemaíto, Los Patos, Saladilla y Paraíso

Fuente: Hoy
Autor: YAMIRA TAVERAS

BARAHONA. María Montez, Casandra Damirón y el larimar llenan de orgullo a los barahoneros, quienes con cada salida del sol levantan con dignidad un pueblo bendecido por playas, ríos, montañas y lugares exóticos.

A lo largo de toda la Costa Azul de Barahona podemos apreciar mejor la exuberante vegetación de la selva tropical de la Sierra de Bahoruco y del otro lado las playas y los ríos, formando entre los tres una perfecta combinación para vivir momentos inolvidables.

Las principales playas son la de San Rafael, el Quemaíto, Saladilla, Los Patos y Paraíso. La de San Rafael es de las más concurridas. Sus aguas son bravas y los jóvenes se divierten con el ir y venir de sus olas.

“Grandes montañas se asoman al mar y a los ríos, la besan. Contemplar ese panorama ofrece al visitante como al que está aquí una sensación especial”, comenta Rafael Matos Félix, director del Cluster Turístico de Barahona.

La ciudad tiene un patrimonio arquitectural atractivo, seductor y gracioso, expresado por una serie de edificios de estilos muy diversos, pero casi todos en madera, concentrados principalmente en las áreas urbanas más viejas.

Hoy por hoy, Barahona mantiene una economía mezclada que combina agricultura, minería y turismo, con un puerto industrial y una zona libre dedicada a producción textil. Allí se encuentra CEMEX Dominicana, que explota yeso de una mina; la industria Rica, con producción láctea; el Consorcio Azucarero Central, con la producción de azúcar; EGE Haina, con la producción de energía eléctrica; Wilbis Dominicana, con zonas de intercambio libre, y Block Khoury, que produce y exporta materiales de construcción. En la agricultura se distinguen por la producción de caña, plátano, café, frutas, sorgo, ñame, yautía y otros rubros. Hay extracción de minerales, y especialmente de larimar, piedra semi preciosa exclusiva del lugar, que no encuentra en ninguna parte del mundo.

DÍA MUNDIAL DEL AGUA


TENEMOS QUE TOMAR CONCIENCIA EN CUANTO A ESTE RECURSO DE LA NATURALEZA.¡¡¡¡¡¡¡¡¡
¿Hay suficiente agua en RD?
SÍ, PERO SU DISPONIBILIDAD DEPENDERÁ DE LA PRESIÓN QUE EJERZA EL SER HUMANO SOBRE ELLA
Fuente: Listin Digital
Autor: Yaniris López

El ciclo hidrológico de República Dominicana lo determinan las lluvias que caen durante el año. De estas lluvias, algunas se van a los ríos, arroyos y lagos; otras mojan el suelo y las plantas y algunas se infiltran en los acuíferos, de donde obtiene su recarga.

Según datos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), se estima que la precipitación de lluvias en el país es de 73 kilómetros cúbicos por año y que de estos se evaporan 47.03 kilómetros cúbicos, quedando disponibles, como recurso, 25.97 kilómetros cúbicos. Esta agua disponible se divide en dos: el escurrimiento superficial, de unos 23.49 kilómetros cúbicos, y las aguas subterráneas, con 2.48 kilómetros cúbicos.

Incluyendo caudales temporales y permanentes, en el país se han registrado unas 4,000 corrientes de agua, indica el Atlas de la Biodiversidad de República Dominicana (2011).

La mayor cantidad de zonas productoras de agua superficial se encuentra en la cordillera Central, donde nacen 709 cauces de río y arroyos.

En la cordillera Septentrional se han registrado 243 cauces y en la Oriental 193 ríos y arroyos. En las sierras de Neiba y Bahoruco nacen unos 160 ríos y arroyos y en la zona cárstica de Los Haitises nacen 147 arroyos y pequeños caños. También indica el Atlas que el país cuenta con 35 presas con capacidad de embalse de 2,191.4 millones de metros cúbicos.

Para julio de 2010, de acuerdo con el Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillados (Inapa), existían en el país 363 acueductos y 109 sistemas de acueductos rurales descentralizados. Las presas de Rincón, Valdesia, Monción y Bao-López Angostura suministran agua para acueductos.

A partir de estos datos, ¿hay suficiente agua en las cuencas del país para responder a la demanda de la población o, al contrario, existen motivos para alarmarse? El agua disponible es suficiente para responder a la demanda agrícola y de consumo, pero la respuesta a la pregunta dependerá del compromiso humano frente a este recurso, señala Domingo Brito, director de Aguas y Cuencas Hidrográficas del Viceministerio de Suelos y Aguas del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

“Cuando tienes casi 26,000 millones de metros cúbicos disponibles y nada más 2,000 millones a nivel de presas, indica que gran parte del agua se pierde, no se aprovecha”, explica Brito.

Los problemas de disponibilidad de esta agua también tienen que ver con la tensión hídrica, dice, un término que se usa cuando un país utiliza más del 45% del recurso agua, como es el caso de República Dominicana.

“Si tuviéramos la misma distribución de lluvias en todas las cuencas, a nivel nacional, se podría esperar que estemos tranquilos, pero hay zonas en las que hay abundancia y hay zonas en las que no.

Las cuencas del Yaque del Norte, Yaque del Sur, Yuna y Nizao son cuencas con mucho caudal, sin embargo, sus aguas están muy comprometidas con las poblaciones que tienen a su alrededor y el compromiso del uso de esas aguas”.

Contaminación
Otro problema que enfrenta el recurso agua en el país es el de la contaminación.

“Puedes tener mucha agua, pero si esa agua se contamina se reduce su disponibilidad, porque se necesitaría una mayor inversión para hacerla potable”, expresa Brito.

Las cuencas más contaminadas del país son las del Yaque del Norte, Yaque del Sur, Ozama y el Higu¨amo, ríos que pasan por muchas poblaciones que ejercen presión sobre ellos.

En la región Este, sigue Brito, la contaminación es también un problema de intrusión salina, debido a que su acuífero costero es una zona cárstica de caliza porosa, donde tanto la contaminación como la intrusión marina viajan muy rápido.

“En la medida que hace presión, el agua salada va entrando a la tierra y contaminando el acuífero”, señala.

Por tratarse de una zona en la que proliferan los proyectos inmobiliarios con fines urbanos y turísticos, como medida de regulación se les está pidiendo a los constructores que no tomen las fuentes de agua de la zona costera, sino que las lleven a los hoteles por tuberías colocadas kilómetros más adentro, donde el agua no tiene problemas de intrusión.

(+)
QUÉ SE HACE PARA MEJORAR LA GESTIÓN

Domingo Brito señala que las instituciones rectoras en la gestión del agua en el país trabajan para descentralizar los sistemas de riego y adoptar medidas para cambiar los tradicionales y hacerlos más eficientes.

“Si tienes un sistema de riego por inundación para arroz hay que revisarlo, porque se contempla que hay zonas en las que no debería sembrarse arroz porque esa agua se va a necesitar para otro tipo de cultivo”, dice.

Hay un programa para ir recuperando áreas que son sensitivas, como la cordillera Central. “Desde hace un tiempo el Ministerio ha estado trabajando con actividades de reforestación y de conservación de suelos porque es la única forma de mantener el caudal constante en los ríos. Cuando llueve, si la cuenca hidrográfica está descapotada, como decimos popularmente, y no tiene cobertura vegetativa, el agua sube de una vez porque el suelo no es capaz de retenerla. El otro problema es que ese suelo se va a los cauces de los ríos y las presas, obras muy costosas hechas para durar entre 50 y 100 años, a los 11 ya están dañadas”.

ENTRADA RECIENTE

Fotos Excelentes de la Región y el País en Panoramio